Partida de Rifts (1ª parte)

0. Introducción

Barret, cyborg de combate (Adrián): Un soldado de Tolkeen que resultó gravemente herido durante la destrucción de esa ciudad a manos de tropas de la Coalición. Jonathan, un amigo y compañero de pelotón, llevó sus restos criogenizados a un tecnomago de un pueblo llamado Rainbow para intentar salvarle la vida. El tecnomago lo condujo a Sebastian, un ciberdoctor sin demasiado cariño por la Coalición, quien le realizó una conversión biónica completa. Al despertarse en la mesa de operaciones y ver lo que le había ocurrido el odio de Barret por la Coalición no hizo más que aumentar, y solicitó a Sebastian que le implantase varias armas, convirtiéndose así en un temible cyborg de combate.

Mars, místico (Mon): Mars descubrió a temprana edad que tenía un don. Podía ver las auras de los demás, tener destellos de intuición sobre personas y lugares, camuflarse con el entorno hasta ser casi invisible... Pero ante todo tuvo la suerte de haber sido criado en Rainbow, una pequeña comunidad rural en los lindes de los territorios de la Coalición, varios de cuyos ciudadanos eran hechiceros y místicos. Le enseñaron a controlar y canalizar sus habilidades, aunque Mars pronto demostró un verdadero talento natural sobrepasando las expectativas más optimistas de sus tutores. Al ir haciéndose adulto los prohibidos libros de la historiadora y viajera Erin Tarn despertaron en él la inquietud de ver otros lugares, viajar por el peligroso mundo cámara en mano dejando un testimonio visual de cómo viven los demás humanos y seres dimensionales en la peligrosa Tierra del 109 Post-Apocalipsis.

Mary Ann, rifter (Fon): Bajo la tutela de Germán, un hechicero de Rainbow, Mary Ann estudió magia desde una edad muy temprana. Con el tiempo desarrolló un inusitado interés en las propias líneas de energía que rodean el planeta, y cuya cercanía aumentan sus propias habilidades. Convencida de que su estudio podía arrojar algo de luz sobre lo ocurrido durante el Cataclismo la joven hechicera comenzó a explorar, primero los alrededores de su pueblo natal, y más adelante -con la compañía de Mars y Barret- la naturaleza salvaje más allá de las montañas.


1. En las entrañas de la bestia

A media tarde de un relativamente agradable día de primavera Barret, Mars y Mary continúan alejándose de Rainbow, que han dejado atrás hace algo más de una jornada, camino de una pequeña línea telúrica que Mary no había tenido ocasión de explorar con anterioridad. A pesar de las precauciones necesarias que incrementan su paranoia y su tensión el viaje ha transcurrido sin incidentes. Hasta ahora.

Un rugido ensorcedor precede un ligero temblor en el suelo. Mary Ann pronuncia rápidamente un conjuro para camuflarse con su entorno mientras busca desesperadamente una roca, Mars entra en comunión con la naturaleza que le rodea desapareciendo de la vista y Barret activa su visión térmica para localizar a la criatura que se aproxima. Es grande. Muy grande. Huyendo de ella a toda velocidad hay una persona pilotando una hover cycle. Sin dudarlo un instante el borg lanza su garfio hacia las ramas de un árbol cercano y trepa hasta allí.

Entretanto el aterrorizado piloto tropieza con un árbol y él y su vehículo salen despedidos a toda velocidad en direcciones distintas. Barret lanza su garfio a otro árbol y se lanza por los aires para intentar atrapar al hombre... pero su mano no logra asir la ropa del desconocido mientras siente su mirada de sorpresa al cruzarse a toda velocidad. Al ver esto Mars echa a correr mientras se concentra en el recién llegado y consigue detenerlo con su mente justo a tiempo para evitar que colisione mortalmente contra un árbol. Pese a todo el hombre cae al suelo, herido e inconsciente.

Barret todavía está maldiciendo por lo bajo cuando ve que su impulso lo envía directo a las fauces de la bestia. Alzando su brazo derecho lanza unas descargas láser a su interior... justo antes de ser devorado. Luchando contra el pánico, a oscuras, y aferrándose a cosas orgánicas en las que prefiere no pensar para evitar ser engullido, el borg extiende sus garras hundiéndolas una y otra vez en donde puede. Tras unos angustiosos segundos la criatura lanza un bramido y Barret aprovecha para saltar al suelo, envuelto en babas.

Mars, viendo libre a su compañero, centra su atención en su enorme enemigo, canalizando el miedo que siente, amplificándolo y devolviéndoselo. El ser titubea y Barret aprovecha para descargar su láser y su ametralladora sin molestarse en apuntar siquiera. Tras varios impactos la enorme mole se da la vuelta, regresando por donde ha venido. El borg se dispone a perseguirla pero Mars lo detiene haciéndole ver que no sería buena idea.

Ambos regresan junto a Mary, que había estado practicándole los primeros auxilios al herido para intentar mantenerlo con vida. Mars utiliza sus habilidades para curar heridas con su mente para terminar de estabilizarle y acelerar su velocidad de recuperación. Las heridas se cierran rápidamente y el hombre, de origen hispano, abre los ojos.

En la conversación subsiguiente se presenta como Carlos y les cuenta que viene desde Lone Star, en Texas, en busca de un ciber-caballero llamado Lucian. Dicho caballero ya les había ayudado anteriormente y ha recorrido varios miles de kilómetros intentando localizarle. Afirma que en Lone Star hay un complejo de alta seguridad de la Coalición en donde están criando, o fabricando, nuevos dog boys. Sin embargo los científicos del complejo están ampliando su rango de operaciones y han enviado patrullas para secuestrar gente de los alrededores y utilizarlos en temibles experimentos. Como prueba de sus palabras les muestra un videodisco en el que se ve a más de un centenar de dog boys saliendo de un complejo de la Coalición en el desierto y subiendo a un transporte aéreo. Otro video muestra a un humanoide de piel azulada, tentáculos en lugar de brazos y apariencia bestial que Carlos afirma que es su cuñado, al que ellos mismos dieron muerte con las pocas armas de megadaño de las que disponen. Les ofrece los viejos libros que porta consigo, junto con media docena de películas, todo de la época anterior a los rifts, a cambio de su ayuda. Junto a una copia dedicada, claro está, de "Leo y la Coalición", una película de creación propia.

Tras discutirlo unos minutos deciden llevarlo a Rainbow para que lo atiendan mientras discuten sobre el tema. Mary acepta a regañadientes, murmurando que su idea de matarlo y quedarse con sus cosas era mejor.


2. Sangre inocente

De vuelta en Rainbow los tres compañeros sopesan durante largo rato sus posibles opciones. Según se ve en el video el complejo está fuertemente defendido, por lo que un asalto directo es inviable. Además la presencia de los dog boys, capaces de sentir la magia y los poderes psiónicos, impide un intento de infiltración o acercamiento sigiloso a Mary Ann y Mars. Y en cualquier caso Barret, con su cuerpo metálico de casi tres metros de altura y armado hasta su último engranaje, no pasaría desapercibido. El plan de Mary sigue siendo rechazado, para consternación de esta.

Cuando salen a la calle, sin haber tomado una decisión todavía, ven a Carlos hablando con Jonathan, el amigo de Barret. Tras un intercambio de saludos Carlos pregunta por las letrinas y se aleja. Ellos se quedan conversando con Jonathan, que menciona la dificultad de la tarea que tienen por delante, si aceptan llevarla a cabo. Después de todo enfrentarse a un maestro vampiro no es moco de pavo. La cara de asombro de los tres le indica a Jonathan que algo no va bien. Ante su insistencia les repite lo que le estaba contando Carlos: que su pueblo había sido atacado por un maestro vampiro que había secuestrado a varios lugareños.

Los tres se miran entre sí, con las dudas mostrándose en sus rostros: ¿intenta Carlos llevarlos a una trampa? ¿pretende intercambiarles por los otros aldeanos? ¿y por qué delatarse de este modo contando historias tan dispares? Mars se sienta en el suelo y les pide a los demás que vigilen su cuerpo mientras él tratará de localizar a Carlos, a ver qué está haciendo. Cierra los ojos y eleva su ser astral por el plano de color ceniza en el que lo único que destaca es la poderosa aura de Mary Ann. En apenas un latido de su abandonado cuerpo transporta su consciencia a donde él sabe que están las letrinas. Carlos no está allí.

Tras recorrer las calles durante unos minutos ve a Carlos en un callejón hablando con Jane, una joven y atractiva muchacha muy querida por la comunidad. Con la visión de las auras que le proporciona su estado astral ve como extraños zarcillos de energía surgen de Jane para ser absorbidos por Carlos. Preocupado, envía un mensaje telepático a Mary y Barret indicándole la posición de Carlos. Jonathan se queda con el cuerpo de Mars mientras sus compañeros se dirigen al callejón. En ese momento Jane se da la vuelta para marcharse y los dedos de Carlos se extienden como garras. El místico ruge de impotencia mientras apremia a sus amigos para que se apresuren. Mary y Barret echan a correr. Entretanto Carlos se transforma en Jane, la coge del pelo y con un rápido movimiento le desgarra la garganta. Mars, furioso, regresa con violencia a su cuerpo, que se despierta con una sacudida. Avisa a Jonathan y los demás -telepáticamente- de lo ocurrido y corre hacia el callejón.

Al llegar allí, Mary se tiende junto a Jane intentando detener la hemorragia. La joven sigue con vida con los ojos abiertos de terror. Barret, sabiendo que ahí no puede hacer nada, sale corriendo del callejón intentando localizar a la falsa Jane. Poco después un agitado Mars se arrodilla junto a Mary y pone sus manos sobre el abdomen de la moribunda, esperando que no sea demasiado tarde. Su mente localiza las heridas y vuelve a unir venas y arterias, repara músculos y tendones y regenera parte de la piel perdida. Aún así la muchacha entra en coma, y morirá si no es atendida por un profesional. Mars carga con ella y se dirige todo lo rápido que puede hacia la casa de Sebastian, el ciberdoctor.

Mary se une a Barret en la búsqueda del asaltante y no tardan en encontrar al hermano de Jane, muerto. Una víctima fácil que no sospecharía de su asesino. El rastro les conduce a otra casa, en donde el termógrafo de Barret le indica que hay tres personas. Llaman a la puerta pero el asesino termina escabulléndose. No hay ni rastro de él. Tras una larga búsqueda se percatan de otra posible víctima que no sospecharía nada: la madre de Jane.

Minutos después están frente a la entreabierta puerta de la casa y Barret activa su termógrafo. Dentro hay dos personas, una sentada y la otra de pie tras ella. El borg rodea la casa para evitar que huya como la otra vez y Mary utiliza sus artes arcanas para camuflarse con su entorno. Se desliza sigilosamente al interior y ve a Jane con las manos apoyadas en los hombros de su madre, que parece hipnotizada, con cara de evidente placer. Sus sentidos mágicos perciben que la criatura está absorbiendo el escaso poder mágico residual que tienen los adultos. Saca su pistola láser, apunta con cuidado a la cabeza del asesino y aprieta el gatillo. Pero a pesar de la corta distancia el disparo impacta en la pared del fondo, atravesándola. Jane abre los ojos. Y entonces los acontecimientos se precipitan.

El asesino crea un escudo mágico ante sí que detiene el siguiente disparo de Mary. Barret abre un hueco en la pared de un puñetazo mientras Jane se abalanza sobre la hechicera, que intenta desasirse como buenamente puede. Los disparos de Barret impactan contra la protección arcana provocando destellos de energía mágica, pero deja de disparar cuando Jane arroja a Mary sobre él. La asesina lanza un proyectil de fuego que golpea de lleno a una aturdida Mary y que salva su vida gracias a su armadura, que ha quedado casi inservible. Barret intenta capturarla pero el asesino es muy escurridizo y consigue deslizarse por la apertura en la pared. Sin embargo los impactos hacen mella en su escudo, destruyéndolo, y el borg le advierte que se rinda o acabarán con ella. Tras unos segundos de duda Jane se pone de rodillas con las manos en la espalda para que la aten. Mary contiene, a duras penas, su impulso de apretar el gatillo y volarle la cabeza ahí mismo, pero sabe que -al igual que los demás- necesita respuestas.

(continuará...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

RECUERDA

Los editores de este blog agradecemos cualquier comentario u opinión por breve que sea.

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP