Reseña: La ciudad de las torres

Primera parte de la trilogía titulada La Oscuridad Onírica, esta novela se aleja bastante del arquetipo de novela de fantasía tradicional. Ambientada en el fantástico mundo de Eberron la novela bebe de los elementos clásicos de D&D: elfos, orcos, gnomos, medianos y unas cuantas razas propias, como Kalashtar, Replicantes y Forjados, tienen cabida en una trama que nada tiene que ver con el saqueo de tumbas o las batallas a gran escala.

Los protagonistas de la historia, un guerrero humano, una artificiera perteneciente a la Casa Cannith, un forjado y un mediano pícaro, llegan a la ciudad de Sharn tras haber dejado atrás las ruinas de Cyre, que ha sido devastada durante la Última Guerra. Mientras intentan hacerse un hueco en la ciudad, junto con los demás refugiados de su antigua nación, serán contratados por una vieja conocida para recuperar unos cristales de gran poder que ya deberían haber llegado a sus manos. A partir de ahí la trama se complica, llevando a los personajes por los diferentes distritos de la ciudad (cada uno con un “sabor” propio) mientras descubren que tras los cristales desaparecidos se oculta una trama mucho más siniestra.

La historia, al más puro estilo novela de detectives, hace un buen trabajo describiendo a Sharn, sin duda la ciudad más emblemática del nuevo entorno de campaña, y expone de manera correcta los elementos que hacen de Eberron un mundo tan original, en el que la magia sustituye a la tecnología logrando maravillas como barcos voladores, ascensores, etc. Se nota que su autor, Keith Baker, es el creador mismo del juego de Eberron. Además cuenta con el aliciente de que la trama se resuelve en el mismo libro, por lo que no es necesario leerse el resto de la saga para saber cómo termina (aunque los demás libros sí explican y expanden ciertas cosas que se describen aquí).

Pero si de algo adolece este libro es su pésima traducción al español, llegando incluso a ser necesario leer algunas frases varias veces para ver qué ha querido decir el autor, o leer bien las descripciones para darse cuenta de que los chinches que menciona de vez en cuando se trata en realidad de osgos (entre otras lindezas). En mi opinión el traductor desconoce por completo ya no sólo Eberron sino D&D en general, lo que a la hora de traducir una novela de fantasía es un verdadero inconveniente.

En resumen: una buena historia de detectives en una original ambientación de fantasía. No llega a la altura de joyas como La Saga de la Fractura pero es una lectura agradable.

Puntuación: 7

Lo mejor: Ver a viejos conocidos de juegos de rol bajo otra perspectiva (como el gran enemigo que se oculta tras toda la trama).

Lo peor: La pésima labor de traducción que distrae de la historia en sí.

2 comentarios:

  1. Una de dos, o me compro el manual o leo este libro; de alhuna manera tendré ue documentarme. Tendré qe echarle un ojo.

    ResponderEliminar
  2. Si quieres la novela yo te la paso. Para tu información (me olvidé de ponerlo en la reseña) al final de todo viene un resumen del mundo de Eberron: historia, religión, casas del dragón, etc. Leerlo así, "a pelo", puede ser un poco coñazo, pero es la forma más directa de conocer un poco el mundo sin necesidad de leerte el manual.

    Pero vamos, que si quieres yo te dejo el libro.

    ResponderEliminar

RECUERDA

Los editores de este blog agradecemos cualquier comentario u opinión por breve que sea.

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP