Piratas del Mar del Interior – La Reina Negra



Ambientación: Piratas (Fantasía)
Sistema de reglas: Utopía
Director de Juego: Mon

Prólogo
Los protagonistas de la historia son un pequeño grupo de piratas escapados del hundimiento de un barco pirata de reconocido nombre, el “Despérides”, el cual, tras un desafortunado abordaje a un barco que desgraciadamente llevaba un grupo de magos a bordo, se hundió, y su capitán con él.
Tras varios días a la deriva, sin comida y con el agua que el mago del grupo podía potabilizar quitándola del mar, fueros auxiliados por un barco pirata que, sin recogerlos a bordo, al menos les lanzaron un saco con víveres que les dieron para sobrevivir unos días más mientras llegaban a isla “Cuerpo a Cuerpo”, la famosa isla pirata gobernada por la Princesa Elena, una Lich.
Siguiendo rumores sobre la jubilación del Capitán Boceto y la venta de su temido Navío, el “Reina Negra”, nuestros aventureros han visto una buena oportunidad de hacerse emprendedores.
Nuestros “héroes” son: El futuro Capitán Ron McRock (interpretado por Ciara), Eduard “Pirómano” Jhonson el mago del grupo (interpretado por Míchel), Sven “Zanahoria” van Hof el mediano contrabandista (interpretado por Gonzalo), el mediano-goblin “Rayaparqué” Rustifer (Interpretado por Borja) y “La negra” Morgan (Interpretada por Tere), pirata, cocinera y cachonda… explosiva combinación. Posteriormente se les uniría el pirata orco “DienteRoto” Hans (interpretado por Adrián), antiguo marinero del “Sin Destino”, el temido buque caza-almas del pirata Chuck.

Llegando a Isla Cuerpo a Cuerpo
A media tarde, una barca con la inscripción del “Despérides” toca puerto en Isla Cuerpo a Cuerpo. Cargada con cinco piratas a bordo, amarra en el muelle principal. En él se pueden ver 3 grandes galeones piratas atracados y unos cuantos pequeños barcos de pesca.
A la entrada del muelle de madera, un vigilante ciego, manco y cojo, antiguo pirata venido a menos por las lesiones, espera sentado en la entrada al grito de “¡¿Quién va?!”. Nuestros héroes en medio de la admiración y el hambre no saben qué contestar… pero de repente un interruptor salta en la cabeza de Ron y su ya conocido desequilibrio mental actúa antes de que sus compañeros puedan hacer nada por evitarlo… De una patada tira al pobre ciego del muelle al mar… el pobre no está en condiciones de nadar… Ron, con la chulería que le caracteriza, continúa hacia “Escoria” la famosa cantina de Cuerpo a Cuerpo. Pronto sus compañeros se apresuran a rescatar al viejo antes de que se ahogue.
Ron entra en la taberna, se hace el silencio… todas las miradas se clavan en él. Para romper el silencio dice la famosa frase… “Una ronda gratis para todo el mundo, invito yo.” Lo consigue, el silencio se rompe con el júbilo de la gente, y la moneda de oro que le va a costar la ronda al tocar la barra.
Mientras conversa con los piratas, llegan sus compañeros de equipo que, tras haber salvado al vigilante de ahogarse, se han venido a la taberna.
Siguiendo indicaciones al preguntar por el “Reina Negra”, acaban hablando con el Capitán Boceto quien, solo en una esquina, espera fumando marihuana en pipa y leyendo un pergamino. Tras hablar con él, el grupo accede a que Ron se enfrente con él en combate y con el tabernero en una carrera de ron. Por todos es sabido que la Princesa Elena ha prohibido las peleas en Isla Cuerpo a Cuerpo, a causa de las bajas que se producían, así que los combates son dialécticos (a base de insultos, claro).
Ron, mientras “combate con su oponente”, va bebiendo ron con el tabernero, que tiene el hígado de un dragón… o eso parece por su forma de beber sin inmutarse. Tras un elocuente y un tanto escatológico combate dialéctico, Ron demuestra ser lo suficientemente pirata como para optar a la compra del Reina Negra, no sin haberle costado una grave borrachera…
Boceto les cuenta al grupo que el precio del Reina Negra es recuperar el tesoro de su mujer, la princesa Lich (a lo que surgen comentarios acerca de la necrofilia…. En fin, el hombre es un incomprendido) o pueden llevarlo a cambio del Tesoro del Grito, un cofre mágico que guarda la esencia de vida del Capitán Chuck, convirtiéndolo en inmortal. En cualquiera de los dos casos necesitarían enfrentarse al capitán Chuck, pues el tesoro de Elena fue escondido por este en la “Isla del Mono”.
Para realizar la misión, Boceto está dispuesto a dejarles el “Reina Negra” a cambio de firmar un contrato mágico en el que el futuro Capitán Ron deja su alma como fianza. Este accede a firmar coaccionado por sus compañeros y sin saber nada de ningún alma…. Cuanta maldad.
El Capitán Boceto les avisa de que la Reina Negra es “especial”. Nunca se hunde, siempre vuelve a casa cuando se queda sola a la deriva, y todo el que muera a bordo se queda a bordo mientras el barco exista.

De camino a la Reina Negra descubren el cadaver del vijilante del muelle que llace en su silla con la cabeza hacia atrás en estado de semiputrefacción, un cuervo está "picando" algo en la sus cuencas oculares. Parece que lleva varios días muerto, pero ellos habían hablado con el esa misma tarde... las cosas no cuadran, esta isla es un tanto rara. Encuentran en su bolsillo un mapa, parece casi puesto a propósito... les viene de perlas, muestra todo el continente y marcadas ciertas islas de caracter importante, como la Isla del Mono, destino del grupo.

Pronto descubren, tras dormir la primera noche en el barco, que todo indica que este tiene más tripulación a bordo de la que se puede ver… y que van tener problemas para dormir a causa de los tremendos ronquidos del mago, que pueden escucharse allende el mar… El mago despierta amarrado al mástil de proa…. “Cabroneeeeeessss” es su manera de dar los buenos días a sus compañeros de grupo.

Zarpando hacia Isla del Mono
Tras reclutar a un marinero más a bordo, el semiorco “Diente Roto”, hacerse con víveres y demás preparativos, zarpan hacia la Isla del Mono, un poco ayudados por su tripulación de muertos. Cabe destacar que este es un tema que intentan ocultar al mago del grupo, el cual tiene una pequeña fobia a los seres que no puede ver, tocar o matar con una bola de fuego.
El viaje promete fácil, ya que teniendo a bordo a un mago Arcanista, de los reinos del aire y el agua entre otros, no parece que las tempestades puedan ser un problema…
Pero el primer día surgen los problemas a bordo. Pronto descubren al nuevo miembro de la tripulación, el semiorco, matando una cabra y comiéndola cruda mientras todavía está caliente… Entre la tripulación se arma una buena. El capitán se cabrea con él, y este se defiende diciendo que intentó explicar que no puede comer comida cocinada, pero que nadie le hizo caso.
La reyerta se salda con unos cuantos días de calabozo para DienteRoto, que este acepta sin rechistar.
Durante la primera noche en el mar vuelven a surgir los problemas de los ronquidos, y tras una confabulación de la tripulación con el capitán, el mago despierta en un bote en el mar, atado por una larga cuerda a la popa del barco. Su cabreo sube de nivel…. Tras teleportarse al barco, teleporta a dos de los miembros de la tripulación al bote, que se despiertan en él, sorprendidos. Amenaza con una bola de fuego que cae cerca del pequeño bote, y a continuación le prende fuego a la cuerda…. Quedan a la deriva sin remos. Después de que el Capitán Ron negocie con el mago, este accede a traerlos de vuelta confabulando con las mareas para que acerquen el bote al barco de nuevo. Pero el mago no se queda así, y se guarda, seguro, una venganza de cara al futuro.
Mientras tanto la tripulación fantasma del barco avisa al semiorco, que aprendió a hablar con los espíritus a bordo del “Sin Destino”, de que el querido navío de su antiguo capitán Chuck puede avistarse a lo lejos acercándose hacia ellos. Pronto descubrirán que la gran mancha oscura que se ve en mar rondando al Sin Destino es la mascota del capitán Chuck… un Kraken!
Izan velas, el Capitán Ron toma el mando del navío y comienzan a escapar con el ánimo de que la tripulación y el mago tengan tiempo para prepararse para un posible abordaje. Gracias a su diseño el Reina Negra corre más que el Sin Destino, con el viento a favor.
Tras ganar este tiempo, el mago prepara su ataque. Tras salir volando hacia del Sin Destino, se mete en el agua cuando se acerca a este. Levitando por la parte de atrás hasta la ventana del camarote del Capitán Chuck, bajo el castillo de popa, la abre. Descubre al temido capitán orco en su mesa con sus cartas de navegación, y con un golpe de aire lo manda contra la pared. Entra en el camarote por la ventana y retiene a Chuck con un campo de fuerza a sabiendas de que dada su condición de inmortal no vale la pena enfrentarse con él. Tras burlarse de Chuck en sus propias narices revuelve todo su camarote hasta encontrar el Tesoro del Grito. Lo coge y amenazándolo con tirarlo al mar, le quita a Chuck la información necesaria sobre la localización del Tesoro de Elena, dentro del crater del volcán. Una vez ha obtenido lo que quería... tira de todas formas el cofre al mar. Se marcha mientras el capitán Chuck jura su venganza…
Como estrategia para ganar tiempo ha sido efectiva, y el mago se teleporta al Reina Negra para zarpar cuanto antes hacia Isla del Mono. Zarpan a toda vela hacia allí… de camino oyen el “Cuerno del Kraken”, un cuerno que controla a esta criatura, y que Chuck manda en busca y captura del Reina Negra. En una loca persecución entre el Reina Negra, el Kraken y el Sin Destino, el Reina Negra, ayudado por los vientos llamados por “Pirómano” Jhonson, gana la carrera y encalla a toda mecha en la primera cala de Isla del Mono, huyendo del Kraken que les persigue.

El rescate del tesoro
Tras ver el volcán en medio de la isla, Pirómano teleporta a toda la tripulación a la falda de la montaña para ganar tiempo a sus perseguidores. Tras rastrear la falda encuentran un gruta de entrada al interior del cráter. Una vez dentro, y a media altura del cráter, el equipo puede observar que en medio de este hay un enorme pedestal de piedra con un gran cofre encima. El mago lo inspecciona y comprueba que tiene una trampa mágica que haría que se hundiera si alguien quita el cofre de ahí.
Al más puro estilo Indy, los chicos echan arena delante de sus pies con la esperanza de que exista una pasarela invisible… la arena cae en la lava, no hubo suerte.
Tras estudiar la estrategia entre todos, y descartando usar cuerdas porque han quedado en el barco, tiran mano del casi bautizado como “Navaja-Suiza” Jhonson y su magia. Este crea esa pasarela invisible que tanto buscaban, y el Capitán Ron y Diente Roto cogen el pesado cofre de media tonelada.
Tras salir del cráter, desde lo alto pueden ver como orcos y goblins de la tripulación del Sin Destino están dentro del Reina Negra, echando cabos e izando velas para hacerse con el navío. Tienen medio día de camino hasta la playa, y en ese tiempo quizás se queden sin el barco. El mago está demasiado cansado ya para poder teleportar a todo el grupo, además arrastran gran carga con el cofre del tesoro. Al final deciden que el mago se quedará a descansar, el Capitán Ron y Zanahoria van Hof bajarán el cofre todo lo rápido que puedan, y Diente Roto, Rayaparqué, y la Negra Morgan bajarán corriendo a por los saqueadores del Reina Negra.
Tras una rápida carrera de dos horas a través de la selva al más puro estilo Predator, la avanzadilla llega justo en el momento en el que la marea permite sacar el barco, y un orco, antiguo compañero de tripulación en el Sin Destino de Diente Roto, haciendo una maniobra de lujo a manos del Reina Negra, empieza a salir con el navío… En ese momento Diente Roto, Rayaparqué y la Negra Morgan salen corriendo a toda mecha para agarrarse a los cabos sueltos del navío, subiendo por ellos hasta la cubierta.
En esos momentos se puede ver como el Sin Destino, a lo lejos, se empieza a hundir entre explosiones y fuego provocado por el ataque de bolas de fuego que Pirómano Jhonson ha hecho desde dentro, tras haberse teleportado desde lo alto de la montaña.
En la cubierta del Reina Negra se disputa una lucha de espadas entre los orcos y goblins y la tripulación de avanzadilla. Al rato Jhonson llega para ayudar y, no contento con las bolas de fuego del Sin Destino, comienza a tirar rayos en las cabezas de unos cuantos goblins. Entretanto, el Capitán Ron y Zanahoria van Hof han llegado a la orilla, y van Hof corre hacia el barco a ayudar. El Capitán, en un acto de superhéroe que le caracteriza, se queda solito custodiando… su tesoro… (cara de Gollum)
Entre todos acaban reduciendo a los saqueadores y la pelea termina entre Diente Roto y su amigo orco del Sin Destino, que como “Honorables” Orcos, deciden luchar sin armas. A puñetazo limpio y al más puro estilo de película se lían a puñetazos, patadas, piquetes de ojos, etc. Diente Roto le acaba rompiendo los dientes a su amigo y este sabiendo que tiene todas las de perder y viendo a todos sus compañeros abatidos, decide rendirse y se tira por la borda.
El mago teleporta al Capitán Ron y al tesoro a bordo… misión cumplida.

El regreso a isla Cuerpo a Cuerpo
Tras un tranquilo viaje de regreso hacia Isla Cuerpo a Cuerpo, el Capitán Ron descubre que en el viaje de ida el barco ha dado un salto espacial en la ruta de un par de días… cataloga con ayuda del mago en su cuaderno de bitácora y en sus cartas un nuevo posible “Triángulo de los monos”, misterioso efecto…
Entregan al Capitán Boceto el tesoro de Elena, y este les entrega el título de propiedad del barco… el Reina Negra pasa a ser propiedad del Capitán Ron y su tripulación.
Todos hacen una gran fiesta, en la que el Reina Negra y su tripulación se enfrascan hasta el amanecer, donde vivos y muertos ríen, cuentas las anécdotas de las batallitas y bailan al ritmo de los tambores de las chicas de la sin igual taberna “Escoria” y beben grog hasta vomitar.
… FIN …

3 comentarios:

  1. ¡¡Jojojojojo!! ¡¡Me encanta!!

    Me lo pasé de puta madre en la partida, sí señor. Algún día habrá que continuarla.

    Ya me arden los dedos... jejeje.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que sí; salieron unos personajes muy chulos. Y pese a que el final fué un poco apurado conste que es una de las partidas que más me han gustado: muy interpretativa, dinámica y con mucho potencial para futuras grandes historias.

    ResponderEliminar
  3. Si, es una pena no haber tenido más tiempo para el final, pero en todo caso, también la empezamos un poco tarde, sobre las cinco y pico... la próxima vez creo que tenemos que tenerlo en cuenta para empezar antes, quizás sobre las cuatro. Me alegro de os haya gustado, a mi también me ha encantado y me ha dejado muy buen sabor de boca la interpretación tan buena que habéis hecho. Enhorabuena a todos.

    ResponderEliminar

RECUERDA

Los editores de este blog agradecemos cualquier comentario u opinión por breve que sea.

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP