La Pentarquía - Argos (1ª Parte)

0. Introducción

Plank Dawkings, experto en seguridad y demoliciones (Fon)
John Valzak, investigador clarividente (Miguel)
Dr. Marcus Gibster, xenobiólogo con poderes de Animalismo (Borja)

Los tres son miembros del Aurora, una fragata corporativa bajo las órdenes del Capitán Wallace (cuyos ojos adquieren una tonalidad en base a su estado de ánimo, lo que hace que nadie se le acerque cuando están del color del hielo sucio) y pilotada por Annita Lee (una excelente y excéntrica piloto cuyo pelo azulado se retrae cuando quiere evitar que le estorbe). El resto de la tripulación lo forman el segundo piloto de a bordo, cuatro soldados especialistas en rescate, el cocinero y los técnicos de mantenimiento.


1. La anomalía
La aburrida tripulación del Aurora lleva diez días viajando a velocidad subluz por Sigma-457, una apartada región del espacio en donde no hay nada: ni planetas, ni estrellas, pozos de gravedad, estaciones espaciales... Nada. Ninguno de ellos sabe por qué la corporación los ha enviado aquí y el capitán se limita a recordarles que tienen que cumplir las órdenes. El Dr. Gibster está en su laboratorio junto a su mascota John Wayne, una criatura alienígena que parece el cruce entre un perro y una cucaracha, cuando Madre -la I.A. de la nave- le comunica que el capitán desea verle en el puente de mando. Agradeciendo la ruptura de la tediosa rutina el doctor ordena a su mascota que no deje entrar a nadie en el laboratorio y se dirige hacia el puente.

Allí el capitán Wallace está inclinado sobre el hombro de Lee examinando una representación holográfica de lo que parecen ser datos espectro gráficos del espacio que les rodea. Examinando esos datos parece que a unos minutos de su posición los sensores han detectado una anomalía de origen desconocido. Siguiendo las órdenes del capitán Madre llama al puente al investigador Valzak y al agente Dawkings, pero todos están igual de desconcertados. Tras hablarlo unos minutos deciden que la mejor opción es ir los tres en la lanzadera del Aurora para examinar más de cerca el fenómeno. Dawkings se lleva consigo una sonda en la que ha estado trabajando por si fuera a serles de ayuda. Gibster se lleva a John Wayne.

Unos minutos después están aproximándose a la fuente de la anomalía. Además de algunos problemas en las comunicaciones también es perceptible en el espectro visible unas extrañas ondulaciones en el espacio, como si se tratase de algún dispositivo de camuflaje. Dawkings envía la sonda, que desaparece como si hubiese atravesado una cortina. Avisan al Aurora de que van a atravesar la anomalía y van tras la sonda.


2. El Argos
De repente aparece frente a ellos una nave de tamaño colosal. Con aproximadamente dos kilómetros de longitud se trata de la nave más grande que hayan visto. Su manufactura es claramente humana (como no podría ser de otro modo; en los siglos que lleva la humanidad viajando por el espacio nunca se ha encontrado con una civilización alienígena) y en la parte frontal pueden leer su nombre: Argos. El casco está dañado en varios lugares por lo que parecen ser impactos de meteoritos, y algunas partes de la nave están expuestas al vacío.

Valzak intenta contactar con la nave en diversas frecuencias pero no obtiene respuestas. Tras localizar visualmente un hangar abierto se dispone a atracar de forma manual (normalmente las maniobras de atraque las realizan directamente las I.A.s). Su falta de experiencia en ese tipo de maniobras queda patente cuando el casco de la lanzadera chirría al rozar los laterales del hangar. Afortunadamente no llega a abrirse una brecha en el casco.

El hangar está expuesto al vacío y los generadores de gravedad artificial del Argos no están operativos. De hecho toda la nave parece carente de energía. La lanzadera se ancla magnéticamente al suelo del hangar. En cuando Valzak pone un pie en el Argos se dobla de dolor. Poderosas impresiones psíquicas de angustia y muerte recorren su cuerpo, así como la sensación de estar siendo vigilado por algún tipo de "presencia". Advierte a los demás para que tengan cuidado.

Dawkings recupera su sonda (que se había detenido a la distancia mínima de seguridad del Argos) y graba un mensaje para el Aurora en el que registra todo lo encontrado hasta el momento, solicita información acerca del Argos y permiso para examinar la nave. Entretanto Gibster detecta una débil atmósfera del otro lado del mamparo principal del hangar, y Valzak localiza el sistema de cierre manual de la exclusa exterior. Tras enviar la sonda y pasar casi veinte minutos operando el sistema de cierre manual consiguen cerrar la entrada del hangar. Están encerrados en una nave enorme y aparentemente muerta, con escasa atmósfera y sin una forma rápida de salir.


(continuará...)

2 comentarios:

  1. A mi me da que etsos no acaban bien, claramente el soldado tiene tendencias suicidas¡

    ResponderEliminar
  2. joder, me estoy acostumbrando a palmar...

    ResponderEliminar

RECUERDA

Los editores de este blog agradecemos cualquier comentario u opinión por breve que sea.

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP