7 consejos para dirigir a rol (1ª Parte)

Hay tantas formas de dirigir una partida de rol como DJs, y cada grupo tiene su propio ritmo y gustos particulares. Pero todos ellos comparten una serie de puntos en común. En esta entrega de "7 consejos" vamos a ver unas normas básicas (y, por tanto, de las más importantes) a tener en cuenta cuando vayamos a dirigir una partida.



1. Diviértete
Probablemente la principal razón por la que te has reunido con un grupo de amigos a vivir una aventura con personajes imaginarios es porque te resulta muy divertido y estimulante (aparte del componente social de quedar con ellos para charlar). Al estar de Jugador resulta muy sencillo relajarse y dejarse llevar, pero hay DJs que se ponen nerviosos tras la pantalla. Creen que todo tiene que salir perfecto. Y esto es lo que diferencia a un DJ con experiencia de uno novel: el primero ha aprendido a dejar atrás esa tensión y disfrutar de la aventura, incluso (algunos dirían que especialmente) cuando los Jugadores se salen de la historia prevista y se ve obligado a improvisar.

Recuerda siempre que estás jugando con amigos. No van a echarte en cara que la partida no haya salido bien (es imposible que todas las partidas salgan bien, siempre hay días buenos y malos), ni a reírse de ti porque hayas hecho el ridículo (¡menudos amigos serían si lo hicieran!). Así que cuando te toque dirigir relájate y diviértete.


2. Aprende el reglamento y la ambientación
Uno de los motivos de esa tensión es la inseguridad: ¿qué pasa si quieren hacer algo que no sé cómo resolver? ¿qué regla utilizo? ¿qué hago si quieren comprar cierto objeto? ¿está disponible o no? Estas dudas, muy comunes, se resuelven de una sola forma: aprendiendo lo mejor posible tanto las reglas como la ambientación. Esto implica dedicarle cierto tiempo a leerse el manual (o manuales) pues si el DJ no lo hace ¿quién lo hará?

Hay gente por ahí con mucho talento que, aún sin conocer las reglas y con cuatro pinceladas de la ambientación, son capaces de improvisar una buena historia. Pero incluso ellos tienen que lidiar con potenciales incongruencias en el mundo de juego al no conocer bien el entorno, especialmente si se sale de lo estándar (como Reinos de Hierro) o tiene una ambientación muy rica (como Heavy Gear, por poner sólo un ejemplo).

Es, pues, labor del DJ conocer las dos facetas de los juegos de rol: el "juego" (con sus reglas) y el "rol" (con su ambientación). Cuanto mejor conozcas ambas más cómodo y seguro de ti mismo te sentirás al dirigir.


3. Sé entusiasta
La pasión se contagia. Puedes verlo en cualquier concierto o partido de fútbol, en donde parece que todos los presentes comparten el mismo estado emocional. En una partida de rol, al igual que en cualquier otra actividad en la que participen varias personas, esto también se cumple. Si te muestras entusiasta con la historia arrastrarás a los Jugadores contigo. Por el contrario si te tumbas hacia atrás en la silla con actitud indiferente, sin animar a los Jugadores, interpretando a todos los PNJs igual, y en una posición defensiva (por miedo a que se salgan del guión que tan bien has planeado) el nivel de energía del grupo bajará a pasos agigantados. Si tú no estás entusiasmado con la partida y con la historia no esperes que los demás sí lo hagan.

Inclínate hacia delante, mira a los Jugadores a la cara, sonríe y anímales a hacer cosas, interpreta a los PNJs con personalidades claramente diferenciadas (exagera sus rasgos si es necesario), describe las acciones -sobre todo las de combate- con gran pasión y dinamismo, moviendo los brazos imitando las acciones de los personajes, poniendo voces. Levántate de la silla y muévete por la habitación si eso aporta algo a la escena. Contagia tu entusiasmo.


4. Recuerda a los protagonistas
La principal diferencia entre los juegos de rol y otros medios para contar historias es su interactividad. Los Jugadores no asisten a la partida para que les cuentes una historia: quieren participar en ella. Sus acciones deben resultar decisivas para el transcurso de los acontecimientos. Si el guión está completamente cerrado y no importa lo que hagan los personajes ¿para qué jugar?

Siempre hay que tener en mente a los protagonistas de la historia, los PJs, tanto en el diseño de la aventura como en la actuación de los PNJs. Esto no significa que todo tenga que salirles bien ni que el rey vaya a concederles una audiencia sólo porque se lo pidan. Pero no dejes que sea un PNJ quien acabe con El Malo, ni que dé igual que los personajes consigan interrumpir el ritual a tiempo haciendo aparecer igualmente al demonio de los abismos, ni que el mundo les ignore porque "no son nadie".

Los Jugadores y sus PJs deben ser determinantes en el rumbo que tome la aventura. Han asistido a una partida contigo para divertirse, no para sentirse ignorados, y satisfacerlos pueden ser tan simple como hacerles sentir importantes y permitirles decidir qué va a ocurrir.


(en la siguiente parte veremos los consejos restantes...)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

RECUERDA

Los editores de este blog agradecemos cualquier comentario u opinión por breve que sea.

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP